Google+ Cultura y Etica Ambiental
  
  
Mérida Yucatán

ppdsep2014

 

El PPD en México

 

experienciasexitos

 
Experiencias Exitosas
del PPD en México

 

portada

 
MEX/SGP/OP4/Y2/RAF/2009/10

Cultura y Etica Ambiental


E

 

n la estrategia desarrollada por el PPD hasta la fecha ha habido mayor énfasis en los aspectos culturales, como el rescate de conocimientos tradicionales, y menos importancia se le ha dado a cuestiones relacionadas con la ética y la consciencia ambiental. En la práctica, sin embargo, el programa ha apoyado innumerables actividades de educación ambiental a través de proyectos, redes, eventos, etc.

 

Las propias esferas temáticas que propone el programa dejan entrever una noción de ética ambiental para relacionarse con el mismo. En la reciente consulta para la adecuación de la Estrategia Mexicana, las organizaciones hicieron notar que el programa debe insistir en el aspecto de la consciencia ambiental, ya que muchos grupos realizan tareas de conservación, pero sin que todos sus miembros tengan pleno convencimiento del por qué lo hacen. Pensamos que el problema de la consciencia ambiental tiene que ver con la construcción de valores, conocimientos, hábitos y normas, por lo que denominamos a esta línea transversal de ética y cultura ambientales.

 

Relevancia

El tema de la ética ambiental es sumamente relevante para que los proyectos no se limiten a la intención de generar ingresos económicos sin una mayor preocupación por crear o recrear las condiciones sociales y comunitarias para el respeto al medio ambiente y para que los proyectos apoyados tengan las mejores condiciones condensadas para su desarrollo exitoso y su perduración.

El uso de un recurso natural requiere acuerdos comunitarios mínimos. Con la influencia de diversos factores externos, en algunos casos, estos acuerdos han ido perdiendo vigencia. Es importante que el grupo esté consciente de la necesidad de que su proyecto encaje de manera armoniosa dentro de esta dinámica comunitaria. Más allá del proyecto específico apoyado, los miembros de los grupos deberán ser concientes de la necesidad de revivir en la medida de los posible estos acuerdos comunitarios o por lo menos de visualizarse como promotores de una forma diferente de acceso a los recursos. Con el tiempo una meta sería poder incidir en la asamblea comunitaria para la actualización de reglamentos o normas que posiblemente hayan perdido su vigencia.

Lo anterior implica que, a nivel de línea de base es necesario conocer cómo eran antes los manejos de recursos aceptados o prohibidos por la comunidad, qué acuerdos y sanciones existían, cuáles de éstos quedan, cuáles se fueron perdiendo, por qué motivos, etc…, así como entender el simbolismo de mitos, leyendas y tradiciones que se refiere a las normas de manejo de los recursos en las diferentes culturas de la Península de Yucatán.

Estos conocimientos y el rescate de las mejores prácticas permitirán la consolidación de una ética ambiental que reúna elementos tradicionales con conocimientos modernos asociados a las líneas temáticas del FMAM:

Vías para alcanzarlo

Talleres iniciales de diagnóstico (participativo).

  • La presentación de proyectos debería ir precedida o acompañada de un ejercicio que permita identificar cuáles son los recursos o ecosistemas involucrados en la propuesta, las presiones a las que se ven sometidos, el estado actual  de los recursos y la posible respuesta o incidencia que el proyecto tendría sobre los mismos. (Las presiones deberán considerar los factores sociales que pueden ser un impedimento o una oportunidad para el proyecto: grupos de intereses de tala ilegal, saqueadores, caza furtiva, etc…). Estos diagnósticos podrían ser realizados por cada organización, o bien en forma micro regional o de gran ecosistema. En los dos últimos casos, su construcción estaría a cargo de una red local de grupos, una ONG con capacidad probada, o institutos de investigación con experiencia en el tema.

  • Identificación de las prácticas tradicionales que puedan contribuir a estas respuestas. Estas prácticas se refieren tanto al manejo tecnológico o al uso de los recursos, como a las normas relativas a su acceso (es un asunto no sólo tecnológico sino social). Si es el caso, conocimiento y aprendizaje en el uso de métodos modernos o no conocidos en la comunidad para la conservación, restauración o reproducción de determinados recursos.

  • Difusión al interior del grupo y hacia fuera del mismo de los elementos anteriores para consolidar y socializar una nueva ética ambiental que se pueda traducir en bandos de buen gobierno, en reglamentos, en materiales educativos para otros actores sociales de la propia comunidad e incluso de la región.

Identificación de servicios ambientales y de instrumentos compensatorios (participativo y expertos).

Las condiciones de pobreza, de necesidades inmediatas de sobrevivencia y la escasez de fuentes de empleo, así como la pérdida de normas comunitarias o instituciones locales de regulación del acceso a los recursos han agravado la presión sobre los mismos de parte de los productores. En estas condiciones no podemos apelar a la conciencia o ética ambiental como la única manera de regular las formas de acceso a los recursos. El uso de mecanismos económicos compensatorios representa riesgos en la medida en que la ética ambiental necesaria que podría ser sustituida o reemplazada por motivaciones estrictamente económicas. Es necesario desarrollar ambas metodologías, es decir la educación ambiental y los instrumentos económicos en un equilibrio inteligente.

 
Para ello se propone un siguiente nivel de diagnóstico que comprenda:

  • Servicios ambientales locales y regionales que prestan los ecosistemas a las ciudades cercanas.

  • Identificación de mecanismos económicos: De mercado (certificación que promueva los elementos de conservación y buen manejo que se reflejen en un sobreprecio: mercado ecológico, mercados verdes, eco-etiquedados). Subsidios (pago por servicios ambientales: captura de carbono, manejo de cuencas, recarga de acuíferos).

  • Identificación de agentes sociales (proveedores/consumidores de servicios ambientales) y fortalecimiento o establecimiento de mecanismos de cooperación, solidaridad, negociación, transparencia, etc.. para el desarrollo de una visión compartida del desarrollo a nivel macro-regional, más allá de la clásica división entre ciudad/campo.

  • Identificación de actores que puedan tener un papel relevante.

  • Identificación de grupos de jóvenes, maestros, ancianos, etc… que pueden ser aliados en esta misión de recuperación de las mejores tradiciones comunitarias en manejo de recursos.

En las comunidades y las organizaciones financiadas por el programa existen ya personas y grupos que están realizando este tipo de trabajo; documentando y analizando prácticas, conocimientos y valores locales que tienen una especial relevancia para generar más consciencia ambiental.


 

Propuestas desde el PPD

  • Desde el perfil del proyecto detectar los elementos identificados que muestran o bien una inquietud o interés, o bien una ausencia de nociones, conocimiento insuficiente o preocupación por los principales temas ambientales ligados a la propuesta.
    Vínculo con áreas temáticas: Analizar la compatibilidad entre las condiciones objetivas (las presiones y el estado del recurso) para la ejecución del proyecto y los objetivos del mismo. Valorar si la respuesta corresponde a un rescate de prácticas tradicionales adecuadas ambientalmente o si requieren modificaciones con apoyo técnico moderno o experiencias de otra región.
    Que el programa propicie una reflexión para el desarrollo de un código de ética para la conservación y manejo de recursos naturales. Este código de ética tendría que expresarse en hábitos, reglas de los grupos (o apropiadas por los mismos), e incluso en políticas públicas. Ejemplos: -- En proyectos de ecoturismo, apoyar en la construcción o apropiación de códigos de ética tanto de parte de los prestadores de servicios como de los turistas. -- En caso de proyectos de aprovechamiento de recursos naturales, apoyar a los grupos con estudios técnicos para valorar si las capturas o ventas de determinados recursos corresponden o no a la tasa de renovabilidad natural o corresponden principalmente o únicamente a incentivos del mercado. (El apego a este tipo de normas sería un indicador muy preciso de conciencia ambiental).
    A nivel de actualización del diagnóstico micro-regional y de fortalecimiento de redes de organizaciones en ese mismo nivel, el PPD propiciará talleres de análisis de los servicios ambientales proporcionados por los proyectos.
    El PPD impulsará la formación de una o varias redes de comercio sustentable y justo, además de buscar las instancias de certificación correspondientes por línea de producto o establecer mecanismos transitorios de “certificación responsable”, fundados en un código de ética ambiental, avalada por los grupos de la red y conocida y aceptada por los consumidores. Un mecanismo adicional para apoyar estas redes sería el subsidio directo al precio de venta de ciertos productos certificados, mientras los mercados no lo reconozcan y cuidando no alterar significativamente los mercados.
    Conocer y analizar otros mecanismos existentes en el FMAM acerca de la promoción de mercados verdes entre los consumidores y la facilitación del acceso a créditos blandos para las organizaciones que producen bajo estas normas.
    El programa de asistencia técnica del PPD deberá tener un componente muy destacado de educación ambiental adaptado a las condiciones específicas de cada ecosistema y tipo de proyecto que se base en las formas tradicionales de acceso y manejo de los recursos naturales y que retroalimente la elaboración de un código de ética ambiental.

 

¿Como se observaría desde el programa?

  • Factores ambientales ligados al proyecto identificados por los solicitantes.
    Prácticas tradicionales de manejo rescatadas o adaptadas, compatibles con los ejes temáticos
    Códigos de ética establecidos.
    Si se tiene una noción de capacidad de carga y renovabilidad de los ecosistemas.
    Servicios ambientales valorizados (cualitativa o cuantitativamente) por grupos de una misma micro región.
    En la estrategia de comercialización se mencionan explícitamente las aportaciones que el producto o el servicio brindan a la conservación.
    Formas tradicionales de manejo, instituciones locales, leyendas, mitos e iniciativas de conservación de la comunidad incorporadas en programas de educación ambiental.

 

Mecanismos para financiar esta línea transversal.

 

  • A través de actividades presupuestadas dentro de cada proyecto PPD.
    A través de proyectos especiales para este tema.
    Por medio de aquellos proyectos que propicien la integración regional o en grandes ecosistemas, presentados por varias organizaciones, dentro de los cuales deberá considerarse esta línea.
    Por medio de otros fondos dentro del FMAM.
    A través de convenios y solicitudes de co-financiamiento con cualquier otra instancia que tenga los mismos fines que el PPD.
    Con recursos propios o gestionados por las mismas organizaciones.

 

CBM MEXICO CONABIO CONANP UNEP PNUD Mexico Banco Mundial FMAM Small Grants Programe

Mérida Yucatán